Dime Cómo Educas y te Diré quien eres.Parte1

La Educación y los Hijos. Parte 1º.Fertilidad.

 

La fertilidad : Crear vida; el desde donde y para qué.

Cuando, pasaba consultas de fertilidad, ya son pocas las que paso, en parejas sanas, que no se lograban quedar embarazadas, o en personas que decidían ser madres, por su propia inseminación y tampoco así lo conseguían, no teniendo nada físico que se lo impidiese (la verdad, gracias a esto, soy tía de muchos bebes) dentro del cuestionario oficial, que les hacía a las personas que venían a mi consulta, la primera era:

Para que quieres tener un hijo, o en su lugar porque quieres volver a ser madre de nuevo.

A menudo, se hacia un silencio, amenazante en la sala, y me decían porque sí, o para darle un hermanito a….. y decían en nombre de su otro hijo, o hijos, si ya lo tenían.

 

la respuesta correcta, a mi entender sería:

El objeto de querer tener un hijo es :

Para amar, educar, salvaguardar, y guiar a un ser , que no me pertenece pero me hago cargo de el por un tiempo determinado, y luego me encargaré de darle alas para que sepa volar y raices para que tenga valores, arraigos y principios y herramientas para desarrollarse de manera plena,  como ser humano, y seré responsable de esto y me comprometo a esta magna aventura, por el resto de mis vida.  Y creo,  debería firmarse por notario, el compromiso adquirido, certificarse sus condicionantes, y actitudes;

A mi entender,  esto es más o igual de importante que el  contrato matrimonial,que se firma , ante las autoridades, o ante Dios,  e infinitamente más que tu hipoteca,  o tu prestamo personal. Y sino se está seguro no se debe hacer.

 

Pasábamos al siguiente bloque de preguntas, el amor incondicional a ti mismo sobre todas las cosas, y tu autoconocimiento personal. He de confesar que el 98% de ell@s, o bien no se valoraban, o no se querían, bajo mi punto de vista, o no se conocían lo suficiente, como para  tener un la responsabilidad tan importante, como la de ser madres/padres, o bien casos de solteras, sin  trabajo estable, o sin recursos económicos suficientes, hay casos que incluso las inseminaciones artificiales, las pagaban a plazos, donde el niño ya nacía con un préstamo bajo el brazo.

Y les preguntaba porque no se compraban un perro, una mascota, que de cariño, pero no tanta responsabilidad como traer al mundo a una nueva alma, en un cuerpecito indefenso, al que tendrás que cuidar, educar y enseñar durante los próximos 20 años, y muchas se indignaban, otros se reían ,etc.

 

El tipo dos de ellas, las que  habían sido ya mamas, entrabamos en su escala de valores, para ver como tenían grabados los recuerdos, tanto del embarazo, cómo del parto, la relación con el papa de la criatura, y debo de confesar, que era lo normal la palabra insoportable.

Tras muchas consultas de tipo dos, que tras resumir todo como horrible, tanto el parto, cómo el dolor de sentirse mal durante el embarazo, los hinchazones, el no poder moverse, o dormir, no verse deseadas por sus parejas,  el nacimiento, y no saber cómo cuidar de esa pequeña criaturita, los lloros, la impotencia, las cosas que casi nadie se decide a escribir

Y por esta razón, bajo mi punto de vista era incoherente, en esta vibración, el querer tener un segundo, o tercer hijo, primero debían de solucionar los problemas de sus vidas, o cambiar su escala de valores, restaurar los programas erróneos, amar y desear ese proyecto,  y posteriormente, ver el resto.

 

Ya no entro en el tipo de relaciones, de matrimonios  y de amores, que he visto, disfuncionales para desgracia del lector, en consulta, en su mayoría, relaciones de abusos, tanto físicos, cómo emocionales, o mentales, relaciones de inmadurez, y amenazas, relaciones de protección, filial,  conveniencia, relaciones de mentiras, de amistad, de fraternidad, de interés, de ausencia.

Y lo mejor, es intentar salvar una relación con otro hijo, y pretender que engendrando así a un ser, el niño, venga sin problemas y sin enfermedades, cuando su fuerza vital, ya está degradada antes de nacer, es tan irresponsable.

 En otros casos, me encuentro, el  mantener una relación muerta, por el bien de los niños, viendo ellos en casa, y respirando , el odio de sus padres, la desidia de esa situación, el desanimo y la desgana que conlleva llevar años viviendo con alguien a  quien no soportas, es enfermizo, para ambos y para la energía familiar emocional de todos.

 O bien, la típica palabra “que se joda”,  el no querer desprenderte de tu ex para que cada uno haga su vida de nuevo, cuando la verdadero afectado eres tú, por no querer pasar pagina, y estar recomiéndote en pena, y tristeza recordando la época dorada de tu vida, con esa persona. El utilizar a los niños para fastidiar al otro, como chantaje emocional, con la custodia, evitando las visitas, etc.

Y doy fe, de que existen, y las hay pero, son pocas relaciones de parejas y sanas relaciones maduras de parejas unidas desde el corazón, con principios y valores comunes, para ellos y el resto de su familia, pocas tales que las puedo contar con los dedos de las manos, en todos los años que llevo.

Y más tarde, todos estos pseudo-matrimonios, perfectos socialmente, dan a luz vástagos, con muchos problemas, manifestándose en muchos casos, la punta del iceberg, si no han tenido una enfermedad antes, de las irrelevantes, ya en el colegio y en el hecho de las primeras notas,no satisfactorias.

 

( sigue en el siguiente artículo)

Con amor incondicional

Maite Garrigós

@copyrightmaitegarrigos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario